saludigestivosaludigestivo

by

MADRID, 19 (EUROPA PRESS) Investigadores de la Universidad de Princeton (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo sistema de cultivo celular escalable que permite una investigación detallada sobre cómo cómo los virus de la hepatitis B (VHB) y delta (VHD) establecen la infección de las células hepáticas. El VHB causa una enfermedad aguda que generalmente es eliminada rápidamente por adultos con sistemas inmunitarios intactos, pero los niños pequeños y las personas con VIH tienen un riesgo particular de infección crónica por VHB, que puede provocar cirrosis o cáncer de hígado. La infección con el VHB también hace que una persona sea vulnerable a la infección con el VHD, que puede causar insuficiencia hepática aguda y/o acelerar la progresión a cirrosis o cáncer. Afortunadamente, existe una vacuna eficaz contra el VHB, y debido a que el VHD requiere VHB para reproducirse, ambas pueden considerarse enfermedades prevenibles. Sin embargo, el coste y la disponibilidad limitada de la vacuna dejan a millones de personas en riesgo de infección en todo el mundo. Una mejor comprensión de cómo los virus afectan las células que infectan ayudaría en el desarrollo de medicamentos para combatir o incluso curar infecciones, pero el VHB y el VHD solo infectan las células hepáticas (hepatocitos) de los humanos y los chimpancés. Estas células son difíciles de obtener y, cuando se cultivan fuera del cuerpo en un cultivo celular se someten a un proceso llamado de diferenciación, el cual hace que en pocos días pierdan sus características y funcionalidad. Cuando esto sucede, también pierden la capacidad de infectarse con el VHB y el VHD, lo que crea un obstáculo importante para el estudio de la infección viral crónica. “Se han realizado intentos desde mediados de la década de 1980 para establecer una infección robusta y, lo que es más importante, persistente en los hepatocitos humanos primarios (HAP) con un éxito limitado”, han explicado los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista ‘Hepatology’. En el nuevo estudio, investigaron cómo responden los hepatocitos a la infección con el VHB y el VHD. Primero, probaron si SACC-PHH puede soportar la infección con ambos virus, descubriendo que estos dos escenarios pueden ocurrir en SACC-PHH, incluso cuando el sistema de cultivo se ha reducido a pequeñas placas de cultivo de 384 micropocillos, un desarrollo que hace que el sistema sea adecuado para la selección de alto rendimiento de los fármacos candidatos. Para explorar qué cambios experimentan los hepatocitos en respuesta a la infección por VHB/VHD, los autores analizaron qué genes se expresaban utilizando una técnica llamada análisis RNA-Seq. Los datos mostraron que las células infectadas con VHB exhiben una expresión elevada de los genes involucrados en la fosforilación oxidativa y la interacción con el entorno extracelular. Por el contrario, las células infectadas también con HDV tenían patrones de expresión génica similares a las células no infectadas. Curiosamente, aunque las vías de señalización inmunitarias innatas de los hepatocitos estaban intactas y podían ser estimuladas mediante la adición de químicos como el poli, la infección por VHB no activó estas defensas. Por otro lado, el tratamiento con poli ayudó a suprimir el crecimiento del VHB, lo que sugiere que el virus vuela bajo el radar de las defensas de las células para establecer una infección persistente. “Creemos que nuestra plataforma SACC-PHH optimizada y de alto rendimiento es un recurso único para investigar patógenos hepatotrópicos, y que nuestros datos ayudarán a comprender mejor las infecciones persistentes por VHB y VHD”, han zanjado los investigadores.

About

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies