saludigestivosaludigestivo

by

MADRID, 23 (EUROPA PRESS) El tiempo medio de atención facultativa en urgencias en los centros sanitarios de titularidad privada es inferior a 30 minutos y la atención a la demanda de consulta del especialista se sitúa en torno a los 10 días, según los datos del Estudio de Resultados en Salud (RESA 2016), llevado a cabo por la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS). Según destacan, los resultados muestran cómo “año tras año” los tiempos para realización de pruebas complementarias, de entregas de informes, citas con el especialista, tiempo medio en urgencias o para cirugías programadas, “son cada vez más ajustados y se encuentran entre los estándares internacional más exigentes”. Al respecto, el director general de la Fundación IDIS, Manuel Vilches, explica que “la accesibilidad de la atención es un valor muy reconocido de la asistencia privada, que se ve claramente ratificado con los resultados del estudio RESA 2016”. A este respecto, las demoras en citación para pruebas complementarias (mamografía, resonancia magnética o TAC) se sitúan en un promedio que no supera los 9 días y con resultados inferiores a 1 semana en algunas de ellas (4 días para el TAC y 7 para la resonancia magnética). Del mismo modo, la entrega de informes de pruebas diagnósticas es de menos de 4 días (2 en el caso de las mamografías) y, en relación a los tiempos de citación para las consultas de especialista más frecuentadas, el periodo se sitúa entre los 10 y los 11 días. El director general de IDIS señala que, “esta accesibilidad tiene especial interés en los casos de atención a procesos oncológicos, observándose que los centros privados participantes realizan el inicio del tratamiento desde la confirmación diagnóstica en menos de 2 o 3 semanas en tumores de pulmón o mama por ejemplo”. En el caso concreto de las urgencias, los tiempos medios obtenidos tanto para el triage (valoración del paciente y clasificación según la prioridad) como la primera asistencia facultativa (menos de 30 minutos) muestran la resolución asistencial de los servicios de urgencias en los centros participantes en el estudio. Por su parte, la espera media quirúrgica en el entorno de titularidad privada la espera media quirúrgica en el entorno de titularidad privada se sitúa en 30 días de media, un tiempo muy inferior a otros entornos asistenciales tanto nacionales como internacionales. “Este significativo logro redunda de forma muy positiva en forma de resultados de salud y bienestar para el propio paciente”, añaden desde el IDIS, que destaca que otros indicadores que “muestran el compromiso de la sanidad privada con la mejor atención al paciente son las tasas de retorno a urgencias o los reingresos en hospitalización”. En relación al primero, al retorno a urgencias a las 72 horas del alta por el mismo diagnóstico, el resultado de este año continúa con la tendencia decreciente que se viene observando desde 2012 (2,3%). Uno de los datos a los que se presta mayor atención actualmente en la mejora de la calidad asistencial es la tasa de reingreso en hospitalización, ya que se considera un indicador de que posiblemente la patología original no pudo resolverse adecuadamente. Y en este aspecto, el indicador se mantiene estable en los últimos año entre 4,7 y 5,1%, un resultado comparable al de la mayoría de los sistemas sanitarios desarrollados, que suelen moverse en tasas de entre el 4% y el 8%. RESPONSABILIDAD Y TRANSPARENCIA Finalmente, destaca que los 211 centros participantes en esta edición del informe RESA suman más de 15.000 camas hospitalarias y las altas que realizan representan casi el 80% de todas las que se producen en hospitales privados de agudos (prácticamente 1 de cada 5 altas hospitalarias de agudos (públicas y privadas) se producen en los centros privados que participan en el estudio RESA 2015). “Su participación en este estudio muestra el compromiso por la mejora de la calidad asistencial de forma continuada. La publicación de resultados de salud contribuye, asimismo, a incrementar de manera global la credibilidad de nuestro sistema sanitario en su conjunto al dotarlo de un mayor nivel de transparencia, lo cual favorece la implicación de la sociedad en la asignación eficiente de los recursos”, concluyen.

About