Un quiste es una colección o saco de contenido líquido que está rodeado por una cápsula.

El diagnóstico de lesiones quísticas pancreáticas es cada vez más frecuente debido a la combinacioón de una población más longeva, el uso de técnicas de imagen abdominal con mas resolución y un mayor conocimiento de las mismas por parte de los profesionales médicos.

A continuación se ofrece información de interés sobre causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento y recomendaciones para las Lesiones Quísticas del Páncreas.

LESIONES QUÍSTICAS DEL PÁNCREAS

¿Qué son las lesiones quísticas del páncreas?

Un quiste es una colección o saco de contenido líquido que está rodeado por una cápsula.

El diagnóstico de lesiones quísticas pancreáticas es cada vez más frecuente debido a la combinación de una población más longeva, el uso de técnicas de imagen abdominal con mas resolución y un mayor conocimiento de las mismas por parte de los profesionales médicos.

Se estima una incidencia de entre el 3 y 19% de los pacientes sometidos a pruebas de imagen abdominal (como resonancia magnética, ecografía abdominal o TAC), lo cual se incrementa con la edad.

La causa de estos quistes pancreáticos puede ser inflamatoria, tumoral, infecciosa o congénita (ya presente en el nacimiento).

El 80-85% de estas lesiones quísticas del páncreas corresponden a quistes no verdaderos o pseudoquistes (la diferencia entre el quiste verdadero y el pseudoquistes es la ausencia de un epitelio de revestimiento en este último). Estos pseudoquistes se desarrollan en el contexto de una pancreatitis aguda o crónica, siendo por tanto de origen inflamatorio y sin potencial de malignización a cáncer de páncreas.

La verdadera importancia de estas lesiones quísticas pancreáticas, radica precisamente en el potencial de malignización que tiene algunas de ellas para poder desarrollar un cáncer de páncreas. En la siguiente tabla podemos diferenciar las lesiones tumorales de las no tumorales más frecuentes y el riesgo de malignización a cáncer de páncreas de cada una de ellas en su caso.

 

Tipo de quistes pancreáticosRiesgo de malignización a cáncer de páncreas
Quistes no neoplásicos o no tumoralesPseudoquiste pancreático
Quiste pancreático simple
Quiste linfoepitelial
Quistes parasitarios
Quistes de retención
Quistes congénitos (enfermedad poliquistica, quistes coledocianos intrapancreaticos, asociado a fibrosis quísticas, enfermedad Von Hippel Lindau…)
Quistes neoplásicos o tumoralesCistoadenoma seroso0
Neoplasia quística mucinosa10-17
Neoplasia papilar intraductal mucinosa12-68
Tumor sólido pseudopapilar8-20
Tumor quístico neuroendocrino6-31

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32Concepto y causas Lesiones quísticas en el páncreas

Dr. Alfonso Alcalde Vargas

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella

¿Qué síntomas tienen las lesiones quísticas del páncreas?

Muchos pacientes con quistes pancreáticos no tienen ningún síntoma, y estos quistes son descubiertos incidentalmente durante una prueba de imagen (ecografía, TC, resonancia magnética o ecoendoscopia) que se realiza por otro motivo. Cuando se presentan síntomas los más frecuentes son:

  • Lesiones quísticas serosas. Estos quistes suelen producir síntomas cuando crecen y adquieren un tamaño que comprime otros órganos adyacentes. Cuando sobrepasan los 4 cm tienen mayor probabilidad de producir síntomas o ser descubiertos durante una exploración física abdominal. Pueden producir molestias abdominales en la parte alta y central del abdomen y obstrucción/compresión del conducto biliar (que transporta la bilis desde el hígado y la vesícula biliar al intestino delgado) o dificultad para el vaciamiento del estó
  • Lesiones quísticas mucinosas. Éstas pueden provocar dolor abdominal, pancreatitis recurrente, obstrucción del vaciamiento del estómago y/o masa palpable. La ictericia (coloración amarillenta de piel y mucosas -ojos) y/o la pérdida de peso son más frecuentes cuando la lesión es maligna.
  • Neoplasia mucinosa papilar intraductal. Pueden ser asintomáticas, aunque algunos pacientes presentan pancreatitis aguda de repetición o síntomas de pancreatitis crónica (dolor abdominal tras las comidas, diarrea, esteatorrea o heces voluminosas, brillantes, que pueden flotar en el agua del WC). Síntomas como dolor de espalda, ictericia, pérdida de peso y apetito, esteatorrea y diabetes son indicadores de posible malignidad.
  • Neoplasias sólidas pseudopapilares. Hasta un 50% son asintomáticas actualmente. El síntoma más frecuente es el dolor abdominal en la parte alta y central del abdomen, seguido de náuseas, vómitos y pérdida de peso. Otros síntomas menos frecuentes son obstrucción gastrointestinal, anemia, ictericia y pancreatitis. También pueden presentar una masa palpable en la zona alta y centroizquierda del abdomen.

 

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32Síntomas Lesiones Quísticas

Dra. Susana Jiménez Contreras

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Vithas Xanit Internacional, Benalmádena (Málaga)

 

DIAGNÓSTICO  DE LAS LESIONES QUÍSTICAS DEL PÁNCREAS

Las técnicas de imagen más utilizadas para el diagnóstico de lesiones pancreáticas son la tomografía axial computarizada (TAC), la resonancia magnética (RM) y la ecoendoscopia.

La TAC abdominal y la RM son pruebas no invasivas, mientras que la ecoendoscopia es una exploración invasiva (similar a una gastroscopia) que suele requerir de sedación para poderse llevar a cabo.

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32Diagnóstico Lesiones Quísticas Páncreas

Dra. Cristina Carretero Ribón

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Clínica Universitaria de Navarra

TRATAMIENTO para las Lesiones Quísticas del Páncreas

Dentro de las lesiones quísticas podemos distinguir entre las de origen neoplásico y las de origen inflamatorio (pseudoquistes). Podemos clasificar de una forma simplificada estas lesiones en:

  • Lesiones Neoplásicas Quísticas del Páncreas:
    1. Neoplasias Quísticas Serosas:
      1. Cistoadenoma Seroso.
      2. Cistoadenocarcinoma Seroso (muy raro)
    2. Neoplasia Quística Mucinosa.
    3. Neoplasia Papilar Intraductal Mucinosa:
      1. Neoplasia Papilar Intraductal Mucinosa de rama Principal.
      2. Neoplasia Papilar Intraductal Mucinosa de rama Lateral.
    4. Neoplasia Sólida Pseudopapilar.
  • Lesiones Inflamatorias: Pseudoquiste pancreático

 

En el manejo de las neoplasias quísticas de páncreas siguen existiendo controversias en algunas de las situaciones que se pueden presentar, según las guías de práctica clínica de las distintas sociedades científicas. Por eso, es muy importante remarcar, que en los centros asistenciales, las decisiones terapéuticas son individualizadas para cada paciente tras reuniones y decisiones colegiadas por equipos multidisciplinares, donde suelen intervenir Gastroenterólogos, Cirujanos, Radiólogos y Oncólogos.

En muchas de las lesiones quísticas pancreáticas se puede mantener una actitud expectante, con seguimiento con técnicas de imagen y evaluación clínica dada su nula sintomatología y mínimo riesgo de progresión hacia neoplasias malignas.

 

En otras se precisa de tratamiento quirúrgico para resecar la lesión pancreática o abordaje endoscópico en casos seleccionados, como pueden ser:

  • Casos de en los que se a realizado punción de la lesión con citología compatible con datos de malignidad.
  • Lesiones quísticas sintomáticas, como en los pseudoquistes de gran tamaño que comprimen el estómago e impiden una correcta alimentació En estos casos el tratamiento de drenaje endoscópico guiado por ecoendoscopia sería de elección.
  • Lesiones con gran potencial de degeneración maligna como las neoplasias quísticas mucinosas o la neoplasia papilar intraductal tumor de rama principal.

 

Por regla general, el abordaje quirúrgico y la resección de la glándula pancreática, viene definido por la localización anatómica de la lesión:

  • Si se localiza en el cuerpo y/o la cola pancreática se realizará una pancreatectomía distal, es decir se eliminará el cuerpo y/o la cola pancreá
  • Si se localiza en la cabeza pancreática se debe recurrir a una duodenopancreatectomía cefálica, que es de mayor complejidad y riesgo quirú

 

  • Lesiones Neoplásicas Quísticas Del Páncreas:
    1. Neoplasias Quísticas Serosas: la transformación hacia una neoplasia maligna tipo cistoadenocarcinoma seroso es extremadamente rara. Por lo que dado su carácter benigno, salvo que de síntomas la actitud será conservadora con seguimiento de la lesió
    2. Neoplasia Quística Mucinosa: son lesiones con un alto potencial de degeneración maligna, así que sería recomendable tratamiento quirú
    3. Neoplasia Papilar Intraductal Mucinosa: tiene un elevado potencial de degeneración por lo que se indica la resección quirú Siendo esta actitud muy clara en los que afectan a la rama Principal del conducto pancreático y controvertida en los que se afecta únicamente una rama lateral de dicho conducto, pues existen corrientes que indican la resección quirúrgica de entrada y otras seguimiento y si se aprecian cambios cirugía.
      En estos casos es esencial explicarle al paciente todos los riesgos de ambas posturas e individualizar el caso tomando una decisión médica colegiada, donde intervengan los distintos profesionales implicados (digestivos, oncólogos, cirujanos y radiólogos)
    4. Neoplasia Sólida Pseudopapilar: presentan riesgo de degeneración, aunque no tan elevado como las dos anteriores. Su manejo suele ser el tratamiento quirú

 

  • Lesiones Inflamatorias: Pseudoquiste Pancreático:
    Son lesiones benignas de origen inflamatorio, que aparecen tras un episodio de pancreatitis aguda. Si no dan síntomas su manejo suele ser conservador con seguimiento clínico. En el caso de que produzcan síntomas se planteará el drenaje de la lesión, siendo actualmente de elección el drenaje endoscópico guiado con ecoendoscopia y colocando prótesis entre el quiste y el estomago o intestino delgado para que drene a través de las mismas hasta el tubo digestivos. Así se evita la incomodidad y riesgos de un drenaje percutáneo a través de la piel, que es otra posibilidad. El papel del tratamiento quirúrgico está cada vez más limitado a casos muy concretos, debido al avance de las técnicas endoscópicas.

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32Tratamiento Lesiones Quísticas del Páncreas

Dr. Antonio M. Moreno García

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Alta Resolución de Lebrija. Agencia Sanitaria Bajo Guadalquivir

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA PACIENTES CON LESIONES QUÍSTICAS DEL PÁNCREAS

Dado que generalmente los pacientes con quistes pancreáticos no presentan síntomas, las recomendaciones dietéticas no defieren de las directrices de dieta equilibrada para la población general.

La dieta equilibrada es aquella que permite, teniendo en cuenta sexo, edad y posibles situaciones biológicas especiales, el mantenimiento de un adecuado estado de salud a la vez que capacita para la realización del ejercicio que exige cada tipo de trabajo.

Recomendaciones generales para seguir una dieta equilibrada

  1. Coma despacio, masticando bien, no realice otras actividades al mismo tiempo y, si es posible, hágalo acompañado.
  2. Planifique la compra periódicamente y adaptada a la elaboración de los menús.
  3. Elija alimentos propios de cada estación y almacénelos adecuadamente. El etiquetado que acompaña a los alimentos es un medio útil para conocer el contenido en sustancias nutritivas.
  4. No olvide que, “el comer es un placer” al que no se debe renunciar porque además contribuye a mantener una buena salud mental.
  5. Una alimentación saludable consiste en comer de todo sin exceso y distribuir los alimentos a lo largo del día.
  6. Es muy importante que el almuerzo y la cena sean completos, es decir que tengan alimentos de todos los grupos nutricionales; deberá haber verduras, hidratos de carbono (cereales, legumbres, patatas, arroz o pasta) y proteínas (carne, pescado o huevo).
  7. Cocine los alimentos de forma sencilla para facilitar la digestión y conservar todas las vitaminas y minerales de los alimentos: al vapor, hervidos, al horno, en el microondas, al papillote o a la plancha. Se pueden tomar guisos suaves preparados con verduras como el calabacín, las zanahorias, cebollas, …también puede tomar ocasionalmente frituras, sofritos, etc , según la tolerancia. Utilice aceite de oliva preferentemente.
  8. Se recomienda un consumo moderado de grasas, especialmente las de origen animal (consuma carnes blancas o magras y pescado). Evite los embutidos, el tocino y los alimentos precocinados.
  9. Coma fruta varias veces al día porque son ricas en vitaminas y minerales.
  10. Utilice la sal con moderación; sustitúyala por otros condimentos como el vinagre, el limón y diferentes especias para mejorar el sabor.
  11. Distribuya la ingesta en 5 ó 6 comidas al día.
  12. Procure beber suficiente cantidad de agua, preferiblemente entre las comidas (agua, infusiones, caldos, zumos) si no hay contraindicación médica.
  13. Manipule los alimentos de forma higiénica: lave las frutas y verduras antes de pelarlas, guarde los alimentos en la nevera bien tapados, etc.

A continuación detallamos los grupos de alimentos que deben formar parte de la dieta habitual y la frecuencia con la que se deben incorporar

 

AlimentosFrecuencia
 

Leche y derivados

Este grupo constituye la mejor fuente alimentaria de calcio, vitaminas A, B2 y D, además de proteínas de alta calidad, grasas e hidratos de carbono

LecheEntera o semidesnatada.

Sola, con café, descafeinado, cacao en polvo, con infusiones (manzanilla, té…). En preparaciones como salsa bechamel, postres caseros, cremas, etc

 

Diaria, dos o más veces por día

QuesosTodos, con limitación de los quesos azules (roquefort y similares) por su alto contenido en microorganismos. Se pueden tomar solos, en bocadillos, en preparaciones (pizzas, con pastas, gratinados al horno). 

Como sustituto o además de la leche

 

 

Lácteos 

Yogurt, natillas, arroz con leche, flan, helados, leche cuajada, y similares

 

 

Como sustituto o además de la leche

 

Proteínas y Grasas

Carnes: ricas en proteínas, grasas, hierro y vit A, D, E y las  del grupo B (en especial B12)

Pescados: ricos en proteínas, grasas (azules), de alto valor biológico (omega-3), vitaminas grupo B,  A, D y minerales

Huevos: ricos en proteínas de alto valor biológico, grasas, vitaminas y minerales

Carnes grasasTernera, cordero…

Se pueden consumir solas, o acompañando a diferentes preparaciones.

Formas de preparación: a la plancha, al horno, rebozados, fritos, a la parrilla, hervidos.

 

 

1 – 2 veces por semana

 

Carnes magrasPollo, pavo, conejo

Se pueden consumir solas, o acompañando diversas preparaciones.

Formas de preparación: a la plancha, al horno, rebozados, fritos, a la parrilla o hervidos.

 

 

2 – 3 veces por semana

PescadosSe recomiendan todos (blanco o azul).

Se pueden consumir solos, o como ingrediente de preparaciones tales como cazuelas y sopas.

Formas de preparación: a la plancha, al horno, rebozados, fritos, a la parrilla, hervidos, en conservas.

 

 

3 – 4 veces por semana

 

 

 

HuevosNunca crudos. Se pueden consumir solos, o acompañando preparaciones tales como ensaladas, tortillas, sopas, postres, salsas, cremas, para rebozar, etc. 

2 – 3 veces por semana

Clara de huevo: libremente

 

Frutas  y Verduras

Alimentos ricos en agua, fibra, vitaminas y minerales

FrutasSe recomiendan todas, bien lavadas y peladas.

Se pueden consumir solas, o acompañadas de otros alimentos como batidos de leche y fruta, helados de fruta, macedonia, tartas, cremas, en ensaladas, asadas, etc.

 

 

2 – 3 unidades por día

 

 

 

VerdurasSe pueden consumir todas, preferentemente cocinadas. Si se prefieren crudas, lavarlas bien y pelarlas previamente.

Formas de preparación: ensaladas, cocidas, fritas, estofados, potajes, guisados, cocido, gazpacho, menestra, sopas, cremas, etc.

 

 

1 – 2 veces por día

 

 

 

 

 

Farináceos (pan, pasta, arroz, patatas, leumbres)

Este grupo de alimentos es buena fuente de hidratos de carbono, hierro, vitamina B1 y fibra

LegumbresLentejas, garbanzos, habichuelas, habas secas, soja.

Se recomienda consumirlas en preparaciones como cocido, potajes, guisados, fabada, acompañando platos como ensaladas, o trituradas.

 

 

2 – 3 veces por semana

Cereales

 

Arroz, pastas, fideos, espaguetis, macarrones.

Se pueden consumir solos o en preparaciones como paella, cazuelas, sopas, cremas (harinas y féculas), pastas rellenas, guisados, estofados, postres (arroz con leche), etc.

 

 

2 – 3 veces por semana

PanesBlanco o integral, también pan de molde. Solo o acompañado de fiambres (bocadillos),  pizzas, quesos, atún, paté, tomate, aceite, mantequilla, margarina, mermeladas, etc. Evitar las tostadas muy hechas.

Galletas tipo María o similares.

 

 

A diario

 

 

 

 

Aceites vegetales

Fuente importante de energia (Kcal). Proporcionan ácidos grasos esenciales y vit E

De oliva, girasol o maíz. Mantequilla o margarina.

Es preferible tomarlos crudos o evitar las frituras repetidas, evitar también el humeo de los aceites.

 

 

A diario, sin abusar

OtrosFrutos secos, fiambres no muy grasos, pasteles, zumos, chocolate. 

Sin abusar

 

 

En caso que aparezcan síntomas derivados de estas lesiones debe consultar con su Médico que le asesorará adecuadamente.

 

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32 Recomendaciones nutricionales Lesiones Quísticas del Páncreas

Dra. Jimena Abilés Osina

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella

 

Dr. Robin Rivera Irigoin

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella