La fructosa es una molécula de monosacárido de 6 carbonos que está presente de forma natural en una gran variedad de alimentos, pero también se puede producir enzimáticamente a partir del maíz.

INTOLERANCIA A LA FRUCTOSA

¿QUÉ ES LA FRUCTOSA?

La fructosa es una molécula de monosacárido de 6 carbonos que está presente de forma natural en una gran variedad de alimentos, pero también se puede producir enzimáticamente a partir del maíz. Específicamente, la fructosa la podemos encontrar en nuestra dieta como:

  •   Fructosa libre, presente en ciertas frutas, verduras, hortalizas y miel;
  •   Constituyendo un disacárido, denominado sacarosa o azúcar;
  •   Fructanos, un polímero de fructosa presente en algunos vegetales y trigo;
  •   Jarabe de Maíz con Alto Contenido de Fructosa (JMAF), encontrado comúnmente en refrescos, galletas, productos de pastelería, bollería, etc.

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32Concepto Intolerancia a la Fructosa

Dra. Tamara Ortiz.

Departamento de Histología y Citología Normal y Patológica,

Facultad de Medicina/ Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla

MANEJO NUTRICIONAL EN INTOLERACIA A LA FRUCTOSA

Debido a que una incompleta absorción de fructosa en el intestino delgado puede conducir a una rápida propulsión del contenido hacia el colon, incrementando el flujo de agua (efecto osmótico), produciendo fermentación por parte de las bacterias luminales y por tanto de gases y generando síntomas gastrointestinales como distensión abdominal (hinchazón), dolor y deposiciones líquidas, el enfoque del manejo nutricional se centra en controlar la ingesta de fructosa y de aquellos factores que pueden impedir o facilitar su absorción.

Bajo el diagnóstico de Intolerancia a la fructosa, la estrategia nutricional se basa, en una dieta libre, o al menos reducida, de las fuentes de fructosa durante al menos 4 a 6 semanas (Fase de Eliminación). Posteriormente se debe valorar hacer una reintroducción lenta y gradual (Fase de Reintroducción), pudiendo tolerar, una vez completado el tratamiento, 10 a 15 gramos de fructosa al día.

Las estrategias de la terapia nutricional en la primera fase del tratamiento se basan fundamentalmente en:

  • Evitar una carga de fructosa de más de 3 g por comida y/o bebida: La principal fuente de fructosa en alimentos procesados es el JMAF. Estos son jarabes o siropes que contienen una mezcla de glucosa, oligosacáridos y principalmente fructosa (42% o 55%). Es común encontrarlos en bollerías, galletas industriales, productos de pastelerías, refrescos, aderezos etc. Por tanto, es de vital importancia que durante el tratamiento usted evite productos envasados y revise el etiquetado nutricional para elegir aquellos alimentos que no contengan este ingrediente. Respecto a la sacarosa o azúcar, compuesta por 50% de glucosa y 50% de fructosa, suele ser mejor tolerada por encontrarse en “equilibrio” de fructosa y glucosa, sin embargo, dado que la capacidad de absorción de fructosa del intestino es saturable, una carga alta en fructosa puede llevar a la malabsorción independientemente de que esté en igual proporción con glucosa. Por tanto, dentro de las indicaciones, se aconseja consumir sacarosa con moderación y restringir cantidades elevadas de sacarosa, por ejemplo, evitar bebidas azucaradas (375 ml contienen unos 40 gramos de sacarosa), o productos de confitería/pastelería (una ración de 50 gramos tiene un promedio de 40 gramos de sacarosa).
  • Restringir alimentos que contienen fructosa libre en exceso de glucosa (>0.5 g/100 g): Deben evitarse aquellos alimentos que naturalmente contienen fructosa libre significativa en exceso de glucosa. Es muy frecuente que la malabsorción y los síntomas relacionados sean fuertemente influenciados por un consumo de fructosa libre, aunque una comida con un alto contenido total de fructosa también podría provocar síntomas. Por ejemplo, en 100 gramos de fresas hay 2.5 gramos de fructosa, sin embargo, es una fruta que suele no generar síntomas ya que contiene 2.6 gramos de glucosa, esto significa que ambos azúcares se encuentran en equilibrio, sin prácticamente fructosa libre. Otro ejemplo es el plátano y la ciruela que, aunque contiene un alto aporte de fructosa, contiene mayor aporte de glucosa y por tanto no presenta fructosa libre. A continuación, se indican las principales frutas y miel en orden de menor a mayor contenido de fructosa libre.

 

Alimento (100g)Fructosa (g)Glucosa (g)

Alimento (100g) Fructosa (g) Glucosa (g)
Melocotón 1.5 1.5
Fresas 2.5 2.6
Plátano 3.8 4.5
Ciruela 4.0 5.5
Uvas 10.5 8.2
Zumo de Naranja 5.3 2.4
Cerezas 7.2 4.7
Manzana 6.0 1.7
Pera 8.9 2.5
Dátiles 31 24.9
Miel 35 29

 

  • Evitar alimentos con aporte sustancial de fructanos (>0.5 g/ración): Los fructanos son un polímero de fructosa (suma de muchas unidades de fructosa) generalmente en forma de oligosacárido presente en algunos vegetales y trigo. El cuerpo humano tiene una capacidad limitada para descomponer estos oligo o polisacáridos en el intestino delgado, pudiendo absorber entre el 5 al 15%. En personas con malabsorción de fructosa, los fructanos suelen ser los menos tolerados, pudiendo generar síntomas relacionados con hinchazón y diarrea. Las principales fuentes de fructanos en los alimentos son: Trigo que incluye pan, pasta, cuscús, etc., cebada, cebollas, puerro, ajo, coles de bruselas, col, brócoli, alcachofa, inulina o achicoria.

 

En resumen, la siguiente tabla detalla los alimentos favorables y desfavorables, considerando el contenido de fructosa en todas sus formas, si usted es diagnosticado de intolerancia a la fructosa:

 

Alimentos Desfavorables Alimentos Favorables

Alimentos con alto contenido de fructanos

Exceso de fructosa (fructosa>glucosa)

Glucosa en balance con fructosa

Alimentos libres en fructosa

Peores tolerados:

·    Cereales integrales.

·    Cereales blancos en abundante cantidad (>100 gramos por porción).

·    Cebolla,

·    Puerro,

·    Espárragos,

·    Achicoria,

·    Alcachofas

·    Dientes de león.

 

 

Tolerados en cantidades moderadas:

·  Ajo,

·  Lechuga,

·  Banana

Frutas: manzana, pera, guayaba, melón dulce, mango, membrillo, sandía, caqui, chirimoya, cerezas, uvas, zumo de naranja, dátiles.

 

Frutas de hueso: albaricoque, nectarina, melocotón (estas frutas contienen sorbitol)

 

Frutas de baya: arándano, mora, frambuesa.

 

Frutas cítricas: pomelo, limón, lima, mandarina.

 

Frutas en balance pero con alta carga de fructosa (>3.0 g/100g): Banana, fresas, ciruelas.

·    Cereales basados en trigo refinado como pan blanco, pastas, harinas refinadas, copos, cereales de desayuno y crackers).

Pueden consumirse durante todo el día pero en raciones pequeñas.

·    Arroz, avena, quínoa.

Verduras, Hortalizas y Legumbres: Calabacín, calabaza, col, coliflor, espárragos, garbanzos, judías (blancas, negras, rojas), nabos, patata nueva, pepino, puerro, rábanos. Verduras, Hortalizas y legumbres (< 0,5g/ 100 g): acelgas, apio, berros, brócoli (fresco), endibias, escarola, espinacas, lentejas, patata vieja y setas-champiñones. Leche y derivados lácteos sin adición de azúcares, miel, sorbitol o fructosa.
Endulzantes: Miel, Jarabe de maíz con alta fructuosa, Sólidos de jarabe de maíz, Fructosa, zumo de frutas concentrado. Sacarosa (azúcar de mesa consumida con moderación).

 

Carnes, aves y derivados. Todas en su presentación en fresco.

Pescados, mariscos y huevos. Todas en su presentación en fresco.

Otros alimentos en balance pero con alta carga de fructosa

 

·  Refrescos: 375 ml (promedio 40 g de

sacarosa)

·  Confitería: Promedio 40 g de sacarosa por 50 g.

Aceites vegetales, mantequilla y margarina

Bebidas: agua, agua mineral, infusiones (manzanilla, menta, tila: en estado puro), cacao puro, café.

 

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32Manejo nutricional Intolerancia a la Fructosa

Dra. Tamara Ortiz.

Departamento de Histología y Citología Normal y Patológica,

Facultad de Medicina/ Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla

Otros factores dietarios que influyen en la absorción de la fructosa

  1. Factores que favorecen la absorción: Aunque la presencia de glucosa no ha sido definitivamente determinada para favorecer o facilitar la absorción de la fructosa, suplementar con glucosa para balancear la fructosa libre en sus alimentos, puede prevenir los síntomas asociados a la malabsorción. En el mercado es posible encontrar glucosa líquida, en polvo o sirope de arroz bajo en fructosa (<0.2g de fructosa en 100g). Además de la glucosa, ciertos aminoácidos como por ejemplo Alanina, Prolina y Glutamina, pueden incrementar la absorción de fructosa. En la fase de reintroducción, es posible que su Nutricionista le indique acompañar la fructosa con estos aminoácidos a la forma de suplementos o con alimentos que los contengan.
  1. Factores que impiden la absorción: El sorbitol es un azúcar alcohol encontrado naturalmente en algunos alimentos o habitualmente usados como edulcorante en alimentos industrializados etiquetados como “libre/reducido/bajo en azúcar”, debido a su bajo aporte calórico respecto al azúcar: 2.4 Kcal/g frente a las 4 Kcal/g de la sacarosa (azúcar). Aunque es posible que solo haya diagnóstico de intolerancia a la fructosa (y no al sorbitol), el manejo nutricional podrá enfocar en restringir también el sorbitol, ya que este azúcar puede competir a nivel intestinal con la absorción de la fructosa o acelerar el tránsito intestinal por un efecto osmótico sinérgico. Los alimentos que naturalmente tienen un aporte significativo de sorbitol son: manzana (>1.0g/100g), melocotón (>1.3g/100g), ciruela (>2.8g/100g), pera (>4.5g/100g), cereza o picota (>12.6g/100g), ciruela pasa (>15g/100g). Además de algunos vegetales como coliflores, maíz dulce, guisantes y champiñones.

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32Factores que influyen en la absorción de la Fructosa

Dra. Tamara Ortiz.

Departamento de Histología y Citología Normal y Patológica,

Facultad de Medicina/ Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla

Recomendaciones nutricionales generales

Es importante que, en todo el proceso, tanto en la fase de eliminación como en la de reintroducción, sea asesorado por un profesional especialista en Nutrición para lograr una adecuada adherencia a la terapia y cubrir sus necesidades energéticas y de nutrientes. Recuerde que el objetivo de esta terapia no consiste en eliminar alimentos saludables de su dieta, sino reemplazar aquellos alimentos menos tolerados por los mejores tolerados según su contenido de fructosa.

  • La cocción de frutas (como compotas) y verduras provoca una pérdida del contenido de fructosa y por tanto son más recomendables que las crudas. Siempre debe desechar el agua de cocción.
  •   El estado de madurez de las frutas puede condicionar su contenido de fructosa. Las frutas menos maduras y por tanto más insípidas tienen menor contenido de fructosa.
  •   Revisar siempre los ingredientes de los alimentos envasados (los que obtenga del supermercado). Asegurarse que esté exento de sorbitol, JMAF, azúcar, fructosa.
  •   Evitar guisos que contengan ajo, puerro y cebolla (por su importante aporte de fructanos). Puede darles sabor a sus guisos con especias o hierbas aromáticas o agregarlos enteros a la preparación sin consumirlos.
  •   Preferir preparaciones al vapor, plancha o al horno.

 

Adobe_PDF_file_icon_32x32 Recomendaciones nutricionales Intolerancia a la Fructosa

Dra. Tamara Ortiz.

Departamento de Histología y Citología Normal y Patológica

Facultad de Medicina/ Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla

Referencias bibliográficas:

  FEDEWA, A.; RAO, S. S. Dietary fructose intolerance, fructan intolerance and FODMAPs. Curr Gastroenterol Rep, v. 16, n. 1, p. 370, Jan 2014. ISSN 1522-8037.

  SHEPHERD, S. J.; GIBSON, P. R. Fructose malabsorption and symptoms of irritable bowel syndrome: guidelines for effective dietary management. J Am Diet Assoc, v. 106, n. 10, p. 1631-9, Oct 2006. ISSN 0002-8223 (Print) 0002-8223.

  SKOOG, S. M.; BHARUCHA, A. E. Dietary fructose and gastrointestinal symptoms: a review. Am J Gastroenterol, v. 99, n. 10, p. 2046-50, Oct 2004. ISSN 0002-9270 (Print) 0002-9270.

  VARNEY, J.  et al. FODMAPs: food composition, defining cutoff values and international application. J Gastroenterol Hepatol, v. 32 Suppl 1, p. 53-61, Mar 2017. ISSN 0815-9319.