HEMORROIDES O ENFERMEDAD HEMORROIDAL

¿Qué son las Hemorroides/Enfermedad Hemorroidal?

Las hemorroides son unos vasos sanguíneos que dan vascularización a la región anatómica del ano-recto. Por tanto, están presente en personas sanas como parte de su anatomía normal.

Dando unas breves pinceladas de la anatomía, la vascularización de la zona anal está dada por lar Arterias Hemorroidales Superior, (rama de la arteria mesentérica inferior) Media (Rama de la Arteria Hipogástrica) e Inferior (Rama de la Arteria Pudenda Interna).

La función natural es doble:

– Por un lado aportar irrigación a esa región anatómica del ano recto.

– Intervienen en los mecanismos de defecación y continencia anorrectal. En este punto,   ayudan a la continencia rellenando el espacio anal. Además ayudan a proteger el ano durante el traumatismo que produce una defecación normal.

De forma general, en el ámbito de la salud cuando nos referimos a las hemorroides o como se conocen de forma popular, almorranas, estamos haciendo referencia a la Enfermedad Hemorroidal, que es cuando estamos ante una alteración de la normal función de estos plexos vasculares.

Los síntomas suelen ser desde vagos a darse varios de ellos a la vez, entre otros:

– Emisión de sangre roja al defecar o al limpiar la zona tras la misma.

– Sensación de ocupación o bultoma.

– Prurito anal.

– Dolor anal.

Dr. Antonio M. Moreno García

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Universitario Puerta del Mar (Cádiz)

Adobe_PDF_file_icon_32x32Concepto y Causas de las Hemorroides y la Fisura Anal

Causas de las Hemorroides

Las causas de las hemorroides y su fisiopatología se conoce de una forma incompleta. Se proponen dentro de las mismas, aquellas situaciones en las que se facilite una dilatación de estos vasos sanguíneos:

Estreñimiento crónico. El esfuerzo defecatorio que deben realizar las personas que padecen este problema facilita que los plexos hemorroidales se dilaten.

Postura corporal inadecuada:

– Permanecer de pie largos periodos de tiempo dificulta el retorno venoso favoreciendo el remando de sangre.

– Estar sentado mucho tiempo. Al igual que el punto anterior dificulta el retorno venoso y además aumenta la temperatura local lo que ayuda a una vasodilatación de estos plexos.

Embarazo. Se debe a la compresión que produce el útero sobre estos plexos en las últimas semanas de gestación y al esfuerzo durante el parto.

Obesidad. El aumento de la masa corporal se traduce también en un cambio en la dinámica vascular y favorece el aumento de presión en los territorios hemorroidales.

 

Clasificación

Clásicamente se clasifican en:

Hemorroides Internas: cuando están por encima de la Línea Dentada (zona de transición o frontera que separa la piel del ano del la mucosa del recto). A su vez, clásicamente cuando nos referimos a situaciones patológicas o Enfermedad Hemorroidal, se han descrito cuatro grados:

– Grado I: cuando sangran con la defecación.

– Grado II: se prolapsan (“se salen”) con la defecación, volviendo a su posición inicial tras la misma.

–  Grado III: se prolapsan a través del conducto anal en cualquier momento con o sin relación con la defecación. Se pueden reducir de forma manual.

– Grado IV: se mantienen prolapsadas en todo momento y no se pueden reducir.

Hemorroides Externas: cuando están por debajo de la Línea Dentada.

Dr. Antonio M. Moreno García

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Universitario Puerta del Mar (Cádiz)

Adobe_PDF_file_icon_32x32Concepto y Causas de las Hemorroides y la Fisura Anal

SÍNTOMAS

Las principales enfermedades benignas que afectan a la región anal son las hemorroides y las fisuras.

Las hemorroides internas, suelen presentarse en forma de sangrado que suele relacionarse con el momento de la defecación, no muy abundante, sin dolor, apareciendo tras la expulsión de las heces, que suelen ser limpias, sin sangre. La sangre de las hemorroides es roja, brillante, e impregna el papel higié Otras veces las hemorroides internas pueden presentar “prolapsos”, es decir, salen fuera del ano. A veces, cuando son más grandes, puede aparecer molestia en el ano, picor o mucosidad.

En el caso de las hemorroides externas, los síntomas suelen ser la aparición de dolor continuo, no sólo en el momento de la defecación, si bien en este caso suele aumentar. Suele deberse a la trombosis de la hemorroide, es decir, a la presencia de un coágulo dentro de la vena hemorroidal. Es lo que se conoce como crisis hemorroidal aguda y tiene una duración máxima de 2-3 días para luego ir mejorando poco a poco. Puede verse y palparse en el margen del ano unos nódulos duros violá

Las fisuras anales se caracterizan fundamentalmente por el dolor, que es muy intenso, como un desgarro, durante el paso de las deposiciones y al finalizar la evacuación, a veces con restos de sangre roja al limpiarse. Puede haber dificultad para la evacuación y a veces también picor y escozor.

 

 Dr. José Miguel Rosales Zábal

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella (Málaga)

Adobe_PDF_file_icon_32x32Síntomas de las Hemorroides y la Fisura Anal

¿Cómo se diagnostica?

Las hemorroides se diagnostican de igual manera mediante la inspección del ano y tacto rectal, si son hemorroides externas se detectan colgajos cutáneos y mediante el tacto rectal se palpa el paquete hemorroidal. En algunos casos, se complementa el estudio con una rectoscopia que permite visualizar si hay congestión de las hemorroides internas y de existir duda diagnóstica el médico puede solicitar colonoscopia para descartar otras patologías.

De ser necesario, en los procesos agudos se puede examinar al paciente mediante la aplicación de pomada o anestésico local para evitar el dolor.

 

Dra. Mileidis Sanjuan Acosta

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, Tenerife

Adobe_PDF_file_icon_32x32Diagnóstico de las Hemorroides y la Fisura Anal

TRATAMIENTO DE LAS HEMORROIDES

Recomendaciones generales:

Se recomienda evitar el estreñimiento, siguiendo una dieta rica en fibra (fruta, verdura, legumbre, productos integrales…) y garantizando una ingesta de agua adecuada (unos dos litros al día).

Tras la deposición, se recomienda la realización de baños de asiento con agua templada durante 10-15 minutos.

Tratamiento médico:

Las hemorroides de bajo grado pueden tratarse mediante tratamientos tópicos en forma de pomadas que contengan anestésicos locales y antiinflamatorios.

En algunas ocasiones se puede aconsejar el tratamiento con venotónicos por vía oral, ya que permiten reforzar la pared de las venas.

Tratamiento quirúrgico:

Las hemorroides de mayor tamaño no suelen resolverse con el tratamiento médico, siendo necesario emplear técnicas intervencionistas.

Escleroterapia: consiste en inyectar un material irritante que produce la cicatrización de las hemorroides.

Ligadura con bandas: consiste en aplicar una banda elástica sobre el cuello de la hemorroide con el fin de cortar el riego sanguíneo en esa zona.

Cirugía: se reserva cuando los tratamientos anteriores no han resuelto el problema.

 

Dra. Cristina Carretero Ribón

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Clínica Universitaria de Navarra

Adobe_PDF_file_icon_32x32Tratamiento de las Hemorroides y la Fisura Anal

¿Qué es la fisura anal?

La fisura anal es una “herida”  o desgarro en forma longitudinal que aparece en el margen anal en la zona cutánea y puede llegar hasta la Línea Dentada.

 

 Dr. José Miguel Rosales Zábal

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella (Málaga)

Adobe_PDF_file_icon_32x32Concepto de las Hemorroides y la Fisura Anal

Causas de la Fisura Anal

Se desconoce la causa de esta patología. Las teorías existentes en lo que coinciden es en un problema en la irrigación de la zona.

Se ha propuesto una hipertonía o aumento de presión del esfínter anal interno, que condiciona un peor riego sanguíneo de la zona que conduciría a la aparición de una “ulcera” que se expresa como fisura.

Situaciones como el estreñimiento favorecerían debido al paso de heces duras, y al traumatismo que conllevan una alteración en el riego sanguíneo y pondría en marcha la fisura.

Dr. José Miguel Rosales Zábal

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella (Málaga)

Adobe_PDF_file_icon_32x32Causas de las Hemorroides y la Fisura Anal

SÍNTOMAS

Las fisuras anales se caracterizan fundamentalmente por el dolor, que es muy intenso, como un desgarro, durante el paso de las deposiciones y al finalizar la evacuación, a veces con restos de sangre roja al limpiarse. Puede haber dificultad para la evacuación y a veces también picor y escozor.

 

 Dr. José Miguel Rosales Zábal

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella (Málaga)

Adobe_PDF_file_icon_32x32Síntomas de las Hemorroides y la Fisura Anal

¿Cómo se diagnostica?

La fisura anal se diagnostica mediante la inspección anal, que nos permite visualizar el desgarro y en algunos casos la papila centinela a la fisura, seguido del tacto rectal para asegurar que la fisura no se continúa en el interior y detectar su trayecto.

 

Dra. Mileidis Sanjuan Acosta

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, Tenerife

Adobe_PDF_file_icon_32x32Diagnóstico de las Hemorroides y la Fisura Anal

TRATAMIENTO DE LA FISURA ANAL

Recomendaciones generales:

Se recomienda evitar el estreñimiento, siguiendo una dieta rica en fibra (fruta, verdura, legumbre, productos integrales…) y garantizando una ingesta de agua adecuada (unos dos litros al día).

Tras la deposición, se recomienda la realización de baños de asiento con agua templada durante 10-15 minutos.

Tratamiento médico:

Se pueden utilizar pomadas que contengan anestésicos locales y antiinflamatorios ya que pueden producir un alivio sintomá

Existen otras pomadas que persiguen la relajación del esfínter anal, con el objetivo de disminuir su presión y favorecer la cicatrización de la fisura. Entre estas pomadas se encuentra la pomada de diltiazem y la de nitroglicerina. Otra posibilidad basada en este mimo principio es la utilización de toxina botulínica a nivel del esfínter anal.

Tratamiento quirúrgico:

Cuando todos los tratamientos descritos fracasan, está indicado el tratamiento quirúrgico. Los resultados de esta intervención son excelentes y la mejoría en la sintomatología prácticamente inmediata, pero al tratarse de un procedimiento irreversible, se suele utilizar como tratamiento de segunda línea, cuando fracasa el tratamiento médico.

 

Dra. Cristina Carretero Ribón

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Clínica Universitaria de Navarra

Adobe_PDF_file_icon_32x32Tratamiento de las Hemorroides y la Fisura Anal

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

Dado que las fisuras anales y las hemorroides están estrechamente relacionadas con el estreñimiento, las recomendaciones nutricionales van encaminadas a combatir o prevenir el estreñimiento

En primer lugar  hay que asegurar una ingesta adecuada de fibra y líquidos. Se aconseja un consumo de 25 a 35g de fibra de diferentes fuentes.

Es importante tener en cuenta que siempre que se aumenta el consumo de fibra, sea a través de la alimentación o de un suplemento, es necesario aumentar también la ingesta de agua y líquidos, porque para que la fibra realice su función de aumentar el volumen y el peso fecal necesita absorber agua, de lo contrario podría llegar a producirse el efecto contrario.

Para conseguir un consumo adecuado de fibra hay que tener en cuenta tanto la selección de alimentos como su preparación.

Asegúrese tomar :

  • Diariamente:
  • 2 raciones de verduras: por ejemplo un plato de ensalada y otro de verduras cocidas como ingredientes de platos elaborados o como guarnición.
  • 3 piezas de frutas: preferentemente enteras en lugar de zumos ya que la fibra se encuentra en su mayor parte en la pulpa y en la piel.
  • 6 raciones de farináceos en forma de cereales de desayuno, pan, pasta o arroz preferentemente integrales o enriquecidos con salvado de trigo por su mayor aporte de fibra.

 

  • Semanalmente:
  • 4 o 5 raciones de legumbres que son una de las principales fuentes de fibra, se recomienda que se utilicen en reemplazo de los cereales intercambiándolos.

Beba al menos 2 litros de líquidos:

  • Agua
  • Infusiones
  • Zumos de fruta
  • Caldos

En segundo lugar   la ingesta de grasas también debe ser la adecuada. Es muy común encontrar personas que sufren estreñimiento cuando empiezan una dieta de adelgazamiento. Esto es debido a la restricción de las grasas (sobre todo del aceite) que llevan a cabo. El aceite de oliva favorece el tránsito intestinal. Se recomienda tomar una cucharada sopera de aceite de oliva virgen en ayunas.

En tercer lugar  se recomienda ingerir alimentos que potencien la secreción de bilis. El hígado segrega bilis para ayudar a realizar la digestión en el intestino y ésta tiene un efecto laxante. Los alimentos que ayudan a conseguirlo son:

  • Las grasas.
  • Las alcachofas, la escarola, la endivia y la berenjena.
  • La naranja (sobre todo en zumo).

 

Por otro lado es importante vigilar no hacer un consumo excesivo de:

  • Alimentos con un efecto irritativo para el intestino, que pueden producir un efecto laxante no deseado: café, tabaco, alcohol, especias picantes, etc.
  •   Alimentos astringentes, que estriñen: arroz, té.

A continuación presentamos una  tabla con los alimentos recomendados.

ALIMENTOS ACONSEJADOS

Leche y derivados – Leche fermentada.

– Yogur con trozos de fruta.

 

Cereales Alternar refinados con integrales:

Pan, pan con nueces y/o pasas, pasta, arroz ocasionalmente

Cereales de desayuno ricos en fibra o enriquecidos con salvado de trigo.

Galletas integrales con frutos secos

Bizcochos caseros con harina integral, con frutos secos

 

Verduras y hortalizas Todas. Seleccionar preferentemente las más ricas en fibra (>2g/100g de alimento): Alcachofa, apio, brócoli, aceitunas, col de Bruselas, coliflor, aguacate, hinojo, puerro, pimiento verde, cebolla, nabo, remolacha y zanahoria
Legumbres Todas

 

Frutas Frescas y con piel si es posible: grosella, frambuesa, mora, granada, kiwi, higo, ciruela, pera, manzana, melocotón, albaricoque, fresa y naranjas

 

 

Frutos secos y desecados

 

Frutos secos: todos, evitando los fritos y salados

Ciruela seca

Higo seco

Pasas, melocotón seco

Orejones

Dátiles

Grasas Aceite de oliva o de semillas en cocciones y/o como aliño crudo.
Bebidas – Caldos desgrasados

– Infusiones

– Agua

 

 

Recomendaciones generales:

  •   • Realizar actividad física de manera regular.
  •   • Masticar bien los alimentos.
  •   • Evitar fumar.
  •   • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
  •   • Consumir cereales integrales, frutas y verduras crudas.
  •   • Evitar el té como infusión.
  •   • Incorporar abundante cantidad de líquidos: agua, soda, gaseosas, zumos, infusiones. Preferir los fríos a primera hora de la mañana; zumos de frutas con su pulpa, licuados con leche y frutas.
  •   • En desayunos y meriendas (para acompañar el pan integral preferir mermeladas o dulces de frutas, evitar con frecuencia el queso).
  •   • Formas de cocción: Evitar frituras y rehogados. Preferir al horno, al vapor, hervido, a la plancha, papillote.

 

Dra. Jimena Abilés

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella

 

Dr. Robin Rivera Irigoín

Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo

Hospital Costa del Sol, Marbella

Adobe_PDF_file_icon_32x32Recomendaciones Nutricionales – Hemorroides y Fisura Anal